Os hemos hablado en otras entradas de nuestro blog de como instalar paredes, o aislamiento utilizando el pladur, pero igual que os enseñamos el cómo podéis hacerlo, también deberíais saber el porqué. Es decir, saber cuales son las ventajas e inconvenientes de usar Pladur en reformas ante otros materiales a la hora de construir.

Te recuerdo que el pladur son placas que se atornillan a unos perfiles de aluminio y, en su formato más básico, este material consiste en planchas de yeso laminado, cubiertas por capas de celulosa, también conocido como paneles de cartón yeso, pero se le llama Pladur por la marca comercial que lo hizo famoso.

Y entonces, ¿qué diferencia este material de otros a la hora de construir?

Vamos a dejar claro las ventajas y desventajas para que podáis escoger material para vuestras obras y reformas apropiadamente.

Ventajas del Pladur.

Versatilidad:

No todas las obras presentan las mismas necesidades, y no todas las placas de Pladur ofrecen lo mismo. Según qué necesitemos, los fabricantes han desarrollado varios modelos de Pladur que cubren diferentes aspectos según se requiera.

Ventajas del Pladur.

En el mercado podremos encontrar hasta 11 tipos de placas de Pladur, entre ellos los más comunes son:

Pladur N: La placa estándar de color gris que más solemos ver.

Pladur H1: Estas placas de color verde pasan por un tratamiento hidrófugo para otorgarles una alta resistencia al agua.

Pladur F: Placas de color rosa con una alta resistencia al fuego gracias a que incorporan fibra de vidrio.

Pladur I: La capa de celulosa de estas placas de color amarillo se somete a una formulación y tratamiento especial para adquirir una mayor resistencia ante impactos en su superficie.

Pladur FONIC: Estas placas de color azul son las utilizadas principalmente en trabajos en los que el aislamiento acústico sea la prioridad.

 

Facilidades en su colocación:

El montaje de las placas de Pladur no es particularmente complicado, pero hay muchos detalles que se deben tener en cuenta a la hora de ponernos a ello.

Sin embargo, una vez conozcamos a fondo el proceso de montaje y sus entresijos, el montaje de Pladur se vuelve una operación que podemos comenzar y finalizar en una sola tarde.

Pero tienes que tener en cuenta que solo contratando mano de obra especializada podrás conseguir un rápido montaje y limpieza y calidad en los acabados.

Ventajas del Pladur.

Sumado a su rapidez, el Pladur es un material que se monta en seco, es decir, sin materiales como hormigón que necesitan de un tiempo de secado, en vez de ello, se utilizan tornillos y cintas de papel para placas.

Todos estos materiales son fáciles y rápidos de usar, y prácticamente no generan escombros ni ensucian, por lo que también eliminamos el trabajo posterior de limpieza, que puede durar días en el caso de una obra a la antigua usanza.

Esta facilidad en la colocación es por lo que las laminas de pladur destacan para la construcción de tabiques interiores. Sobre todo en entornos donde se pueda prever cambiar la configuración de las estancias con posterioridad, como puede suceder en una oficina o establecimiento.

Ahí, sencillamente no se puede usar ladrillo y las placas de yeso laminadas reinan.

Incluso en los cuartos de baño podemos hacer uso de las placas H1 antes citadas y alicatar con cemento cola flexible ya que las placas tienen cierto movimiento que el ladrillo no tiene.

Acabado liso:

Cuando hemos terminado de colocar las placas, su exterior completamente liso permite que las pintemos inmediatamente, sin necesidad de ningún paso intermedio. Igualmente se puede alicatar con azulejos usando cemento cola porcelánico flexible o cubrir con papel pintado, por lo que las opciones estéticas no son pocas.

También permiten colgar cuadros con los espiches o tornillos adecuados.

 

Sin rozas ni canaletas:

Ventajas del Pladur.

Todas las construcciones con Pladur cuentan con una cámara interior, que se utiliza para albergar el aislamiento que se desee, como podría ser al aislamiento térmico y acústico. pero esta cámara puede además servirnos para introducir el cableado, consiguiendo un acabado limpio y sencillo, sin necesidad de abrir las molestas rozas junto a cada enchufe de la pared, una vez más ahorrándonos un trabajo extra.

 

Sin grietas:

Finalmente, los diferentes elementos de las paredes de Pladur están diseñados para complementarse entre sí, y le otorgan a esta una muy buena capacidad de absorción ante cualquier movimiento del edificio. Por esta razón en los tabiques de pladur no encontraremos grietas.

 

Inconvenientes del Pladur.

Tal y como decimos lo bueno, también tenemos que decir lo malo:

 

Montaje especializado:

Debido al sinfín de opciones de materiales, procesos, aislantes, piezas especiales, etc. que debemos barajar a la hora de ponernos a hacer nuestra obra en Pladur, y a que es un material menos común que los ladrillos, existen muchas menos empresas especializadas en su montaje, por lo que a la hora de buscar ayuda profesional nos podemos ver más limitados.

 

Capacidad para anclajes:

Desventajas del pladur.

Hemos visto en el post anterior como realmente las paredes de pladur nos permiten que colguemos cualquier mueble, estantería, u otra cosa que necesitemos, sin embargo, para hacerlo necesitamos planearlo con antelación, y dependiendo de lo que necesitemos colgar es posible que la pared necesite un refuerzo para evitar venirse abajo, cosa que no ocurre con otros materiales más sólidos.

 

Más caro que el ladrillo:

Las múltiples ventajas del Pladur no salen gratis, y cuando lo comparamos con el material “de toda la vida” podemos ver que las facilidades en el montaje y la versatilidad de las placas de pladur se refleja en el precio.

 

A fin de cuentas, según lo que necesite cada obra o reforma, habrá un material que le venga como anillo al dedo.

¿Te animas a hacer una reforma? No olvides dejarnos un comentario si te ha ayudado en algo nuestro artículo.

Pin It on Pinterest

Share This